Skip to main content

COVID-19 y los tratamientos “alternativos”: lo que usted debe saber

COVID-19 y los tratamientos “alternativos”: lo que usted debe saber

Los coronavirus son una familia grande de virus. Algunos producen enfermedad en los seres humanos y otros afectan a ciertos tipos de animales. El coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 (SARS-CoV-2) es una cepa nueva de coronavirus que causa la enfermedad por coronavirus de 2019 o COVID-19. A veces, los coronavirus de los animales evolucionan y afectan a las personas, de manera que se convierten en nuevos coronavirus humanos. El SARS-CoV-2, el SARS-CoV y el MERS-CoV son tres ejemplos recientes de este tipo de virus.

Algunas personas buscan remedios “alternativos” para prevenir o tratar el COVID-19. Estos supuestos remedios incluyen tés, aceites esenciales, vitaminas, tinturas, terapias herbales como el oleandro/la oleandrina y derivados argénticos como la plata coloidal. La Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) tiene hojas informativas detalladas para consumidores y profesionales de la salud sobre suplementos dietéticos específicos y el COVID-19. Pero no hay evidencia científica de que ninguno de estos remedios alternativos sirva para prevenir o curar el COVID-19. De hecho, es posible que consumir algunos de estos remedios sea peligroso. Es importante saber que, si bien muchos suplementos herbarios o dietéticos (incluso algunos medicamentos de venta con receta) se derivan de fuentes naturales, “natural” no siempre significa que sean seguros o buenos para su salud. Para obtener consejos acerca de cómo encontrar información correcta y confiable sobre la salud, visite nuestros recursos informativos en la página web Conozca la ciencia.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado un tratamiento farmacológico para el COVID-19 y ha autorizado el uso de emergencia de varios otros medicamentos contra el COVID-19. Los NIH están respaldando muchos estudios clínicos para probar posibles tratamientos.

La vacunación contra el COVID-19 ayuda a proteger a las personas de enfermarse o enfermarse gravemente con COVID-19. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la FDA tienen información sobre las vacunas que están aprobadas y autorizadas en los Estados Unidos para la prevención de COVID-19. Visite el sitio web de los CDC para obtener más información sobre la vacunación y otras precauciones que usted puede tomar para protegerse y proteger a los demás del COVID-19.

Si tiene fiebre, tos u otros síntomas, es posible que tenga el COVID-19. La mayoría de las personas presentan una enfermedad leve y se recuperan en la casa. Si usted está enfermo:

Los adultos mayores y las personas que tienen afecciones médicas subyacentes graves, como enfermedades cardíacas o pulmonares o diabetes, parecen tener un mayor riesgo de desarrollar complicaciones más graves de la enfermedad COVID-19.

Recursos relacionados

Para obtener más información sobre la forma de prevenir la propagación del COVID-19 en los Estados Unidos, visite la página web de los CDC sobre el coronavirus. Para obtener más información acerca de la investigación de los NIH sobre el COVID-19, visite la página web de los NIH sobre el COVID-19. También puede suscribirse para recibir actualizaciones de los NIH sobre el coronavirus.

Principales referencias

Otras Referencias