Nccih Logo

Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19)

Información sobre prevención, tratamiento y más
Leer Más: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index-sp.html

Fisiculturismo

body builder
© iStock/michaeljung

Algunos fisiculturistas y atletas emplean suplementos dietéticos para aumentar el tamaño y la definición muscular. Sin embargo, se ha observado que muchos productos para fisiculturistas comercializados como suplementos dietéticos contienen otros ingredientes que podrían ser dañinos. Tome precauciones y consulte a su médico antes de usar cualquier suplemento para aumentar la fuerza o tamaño muscular.

Lo esencial:

  • Los multivitamínicos y los suplementos minerales son innecesarios para los atletas u otras personas que practican actividad física y que comen una dieta equilibrada con suficientes calorías. La inocuidad de los suplementos para fisiculturistas continúa siendo un tema de preocupación (ver la sección sobre inocuidad abajo).
  • No hay pruebas científicas de que los suplementos dietéticos como la colina, la metoxi-isoflavona, el aspartato de zinc o de magnesio, los precursores del óxido nítrico y el cromo sean eficaces para aumentar la fuerza y masa muscular.
  • Las pruebas indican que la creatina, un suplemento dietético de moda, tal vez aumente los efectos del ejercicio intenso con respecto a la fuerza, la masa muscular y la resistencia física, pero también es posible que cause aumento de peso por retención de líquidos, náuseas, calambres y diarrea.

Inocuidad:

  • Se ha descubierto que las etiquetas de muchos productos comercializados como suplementos dietéticos para desarrollar los músculos son engañosas y ocultan ingredientes que pueden ser dañinos, como por ejemplo los esteroides anabolizantes, componentes químicos similares a estos u otras sustancias que no califican como ingredientes dietéticos.
  • En abril de 2013, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) emitió una advertencia a los consumidores para que eviten productos con el estimulante dimetilamilamina (conocido como «DMAA»). El DMAA puede elevar la presión sanguínea y derivar en otros problemas, como un ataque cardíaco.