Salud complementaria, alternativa o integral: ¿Qué hay detrás de estos nombres?

Todos hemos visto las palabras "complementario", "alternativo" e "integral", pero ¿qué significan realmente?

Esta hoja informativa analiza estos términos para ayudarle a entenderlos mejor y ofrece una breve descripción de la misión y el papel del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH por sus siglas en inglés) en esta área de investigación. Los términos "complementaria", "alternativa" e "integral" evolucionan continuamente, a la vez que lo hace el mismo entorno, pero las descripciones de estos términos que aparecen a continuación son los que utilizan en la actualidad los Institutos Nacionales de la Salud.

Complementario o alternativo

Según una encuesta nacional del 2012, muchos estadounidenses -más del 30 por ciento de los adultos y alrededor del 12 por ciento de los niños- utilizan enfoques de atención de la salud que no suelen formar parte de la atención médica convencional o que pueden tener orígenes fuera de la práctica occidental habitual. Al describir estos enfoques, la gente suele utilizar indistintamente "alternativo" y "complementario", pero ambos términos se refieren a conceptos diferentes:

  • Si un enfoque no convencional se utiliza en combinación con la medicina convencional, se considera "complementario".
  • Si un enfoque no convencional se utiliza en lugar de la medicina convencional, se considera "alternativo".

La mayoría de las personas que utilizan enfoques no convencionales también recurren a la atención sanitaria convencional.

Además de los términos complementario y alternativo, es posible que escuche el término "medicina funcional". Este término se refiere a veces a un concepto similar al de la salud integral (que se describe más adelante), pero también puede referirse a un enfoque que se asemeja más a la naturopatía (un sistema médico que ha evolucionado a partir de una combinación de prácticas tradicionales y enfoques de atención sanitaria populares en Europa durante el siglo XIX).

Salud integral

La salud integral combina los enfoques convencionales y complementarios de forma coordinada. La salud integral también hace énfasis en las intervenciones multimodales, que son dos o más intervenciones como la medicina convencional, los cambios en el estilo de vida, la rehabilitación física, la psicoterapia y los enfoques complementarios de la salud en diversas combinaciones, con énfasis en el tratamiento de la persona en su totalidad y no, por ejemplo, de un sistema de órganos. La salud integral tiene como objetivo una atención bien coordinada entre diferentes proveedores e instituciones, reuniendo los enfoques convencionales y complementarios para atender a la persona en su totalidad.

El uso de enfoques integrados para la salud y el bienestar ha crecido en los entornos del sector de la salud en los Estados Unidos. En la actualidad, los investigadores están estudiando los posibles beneficios de la salud integral en diversas situaciones, como el tratamiento del dolor para el personal militar y los veteranos, el alivio de los síntomas en pacientes y supervivientes de cáncer y los programas para promover comportamientos saludables.

¿Qué es la salud integral de la persona?

La salud integral de la persona se refiere a cómo ayudar a los individuos a mejorar y restablecer su salud en múltiples ámbitos interconectados -biológico, conductual, social, ambiental- en lugar de limitarse a tratar la enfermedad. La investigación sobre la salud integral de la persona incluye la ampliación de la comprensión de las conexiones entre estos diversos aspectos de la salud, incluidas las conexiones entre los órganos y los sistemas corporales.

Enfoques integrados para el tratamiento del dolor en el personal militar y en los veteranos

  • El dolor crónico es un problema común entre el personal militar activo y los veteranos. El NCCIH, el Departamento de Asuntos de los Veteranos de EE.UU. y otros organismos están patrocinando investigaciones para ver si los enfoques integrados pueden ayudar. Por ejemplo:
    • Un estudio financiado por el NCCIH está desarrollando un modelo de tratamiento innovador y colaborativo en el que participan quiroprácticos, proveedores de atención primaria y proveedores de salud mental para veteranos con dolor de columna y condiciones relacionadas con la salud mental.
    • Otros estudios financiados por el NCCIH están probando los efectos de añadir meditación de mente plena, autohipnosis u otros enfoques complementarios a los programas de gestión del dolor para veteranos. El objetivo es ayudar a los pacientes a sentirse y funcionar mejor y a reducir su necesidad de medicamentos para el dolor que pueden tener graves efectos secundarios.
  • Para obtener más información sobre el tratamiento del dolor para el personal militar y los veteranos, consulte la página web del NCCIH sobre prácticas de salud complementarias para militares de los Estados Unidos, veteranos y sus familias.

Enfoques integrados para el tratamiento de los síntomas en pacientes y supervivientes de cáncer

  • Los centros de tratamiento del cáncer con programas de atención sanitaria integrada pueden ofrecer servicios como la acupuntura y la meditación para ayudar a controlar los síntomas y los efectos secundarios de los pacientes que reciben un tratamiento convencional contra el cáncer. Aunque la investigación sobre el valor potencial de estos programas integrados está en sus primeras fases, algunos estudios han obtenido resultados prometedores. Por ejemplo, una investigación financiada por el NCCIH ha sugerido que:
    • La terapia de masaje puede producir mejoras en el dolor y el estado de ánimo a corto plazo en pacientes con cáncer avanzado.
    • Según los resultados de un estudio preliminar, el yoga puede aliviar la fatiga persistente que experimentan algunas mujeres tras el tratamiento del cáncer de mama.
    • El tai chi o el qi gong se han mostrado resultados promisorios para controlar síntomas como la fatiga, la dificultad para dormir y la depresión en los supervivientes de cáncer.
  • Para más información, consulte la hoja informativa del NCCIH sobre el cáncer.

Enfoques integrados y comportamientos relacionados con la salud

  • Los comportamientos saludables, como comer bien, hacer suficiente actividad física y no fumar, pueden reducir el riesgo de desarrollar enfermedades graves. La investigación está estudiando si los enfoques complementarios e integrados pueden desempeñar un papel en la promoción de comportamientos saludables. Por ejemplo:
    • Las investigaciones preliminares sugieren que las terapias basadas en el yoga y la meditación pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar.
    • En un estudio financiado por el Instituto Nacional del Cáncer, se formó con éxito a profesionales de la salud complementaria (quiroprácticos, acupuntores y masajistas) para que ofrecieran a sus pacientes intervenciones basadas en la evidencia para dejar de fumar.
    • Un estudio financiado por el NCCIH está probando si un programa basado en la atención plena que implica a toda la familia puede mejorar la pérdida de peso y el comportamiento alimentario en adolescentes con sobrepeso.
  • Para obtener más información, consulte las páginas web del NCCIH para dejar de fumar y controlar el peso.

Enfoques complementarios de salud

Los enfoques complementarios pueden clasificarse por su aporte terapéutico primario (la forma en que se recibe o administra la terapia), que pueden ser:

  • Nutricionales (por ejemplo, dietas especiales, suplementos dietéticos, hierbas, probióticos y terapias basadas en el microbioma).
  • Psicológicos (por ejemplo, meditación, hipnosis, terapias musicales, terapias de relajación).
  • Físicos (por ejemplo, acupuntura, masaje, manipulación de la columna vertebral).
  • Combinaciones como la psicológica y la física (por ejemplo, yoga, tai chi, terapias de danza, algunas formas de arteterapia) o la psicológica y la nutricional (por ejemplo, alimentación consciente (mindful eating)).

Los enfoques nutricionales incluyen lo que el NCCIH clasificaba anteriormente como productos naturales, mientras que los enfoques psicológicos y/o físicos incluyen lo que se denominaba prácticas de mente y cuerpo.

Ejemplos de enfoques de salud complementarios que entran en las categorías Psicológico, Físico y Nutricional

Nutritional Psychological Physical venn diagram

Enfoques nutricionales

Estos enfoques incluyen una variedad de productos, como hierbas (también conocidas como productos botánicos), vitaminas y minerales, y probióticos. Se comercializan ampliamente, están disponibles para los consumidores y a menudo se venden como suplementos dietéticos.

Según la Encuesta Nacional de Salud de 2012 (NHIS por sus siglas en inglés), que incluía una encuesta exhaustiva sobre el uso de enfoques de salud complementarios por parte de los estadounidenses, el 17,7% de los adultos americanos había utilizado un suplemento dietético distinto a vitaminas y minerales en el último año. Estos productos fueron el enfoque de salud complementario más popular en la encuesta. (Ver tabla.) El suplemento dietético no vitamínico ni mineral más utilizado fue el aceite de pescado.

NHIS 10 Most Common Approaches Adults 2012

Los investigadores han realizado estudios a gran escala y rigurosos sobre algunos suplementos dietéticos, pero los resultados a menudo demostraron que los productos no funcionaban para las condiciones estudiadas. La investigación sobre otros productos está en curso. Aunque hay indicios de que algunos pueden ser útiles, es necesario saber más sobre los efectos de estos productos en el cuerpo humano, y sobre su seguridad y posibles interacciones con los medicamentos y otros productos naturales.

Enfoques psicológicos y físicos

Los enfoques físicos y/o psicológicos complementarios incluyen el tai chi, el yoga, la acupuntura, la terapia de masaje, la terapia de la columna vertebral, la terapia artística, la terapia musical, la danza, la reducción del estrés basada en la atención plena y muchos otros. Estos enfoques suelen ser administrados o enseñados por un profesional o profesor capacitado. La NHIS de 2012 mostró que el yoga, la quiropráctica y osteopática, y la meditación se encuentran entre los enfoques de salud complementarios más populares utilizados por los adultos. Según la NHIS de 2017, la popularidad del yoga ha crecido drásticamente en los últimos años, pasando del 9,5 por ciento de los adultos estadounidenses que lo practicaban en 2012 al 14,3 por ciento en 2017. La NHIS de 2017 también mostró que el uso de la meditación aumentó más del triple, pasando del 4,1 por ciento en 2012 al 14,2 por ciento en 2017.

Otros enfoques psicológicos y físicos son las técnicas de relajación (como los ejercicios de respiración y las imágenes guiadas), el qi gong, la hipnoterapia, el método Feldenkrais, la técnica Alexander, el Pilates, la integración structural Rolfing y la integración psicofísica Trager.

Los resultados de la investigación apuntan a que varios enfoques psicológicos y físicos, solos o combinados, son beneficiosos para diversas afecciones. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • La acupuntura puede ayudar a aliviar tipos de dolor que suelen ser crónicos, como el dolor lumbar, el dolor de cuello y la osteoartritis/dolor de rodilla. La acupuntura también puede ayudar a reducir la frecuencia de dolores de cabeza por estrés y prevenir las migrañas.
  • La meditación puede ayudar a reducir la presión arterial, los síntomas de ansiedad y depresión, y los síntomas del síndrome del intestino irritable al igual que los brotes en personas con colitis ulcerosa. La meditación también puede beneficiar a las personas con insomnio.
  • El tai chi parece ayudar a mejorar el equilibrio y la estabilidad, a reducir el dolor de espalda y el dolor de la artrosis de rodilla, y a mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades cardíacas, cáncer y otras enfermedades crónicas.
  • El yoga puede ser beneficioso para el bienestar general de las personas, ya que alivia el estrés, favorece los buenos hábitos de salud y mejora la salud mental/emocional, el sueño y el equilibrio. El yoga también puede ayudar con el dolor lumbar y el dolor de cuello, la ansiedad o los síntomas depresivos asociados a situaciones difíciles de la vida, a dejar de fumar y a la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas.

La cantidad de investigaciones sobre tratamientos psicológicos y físicos varía mucho en función de la práctica. Por ejemplo, los investigadores han realizado muchos estudios sobre la acupuntura, el yoga, la manipulación de la columna vertebral y la meditación, pero ha sido menos frecuente la investigación sobre otros enfoques.

Otros enfoques complementarios de la salud

Algunos enfoques complementarios pueden no clasificarse en ninguno de estos grupos; por ejemplo, las prácticas de los curanderos tradicionales, la medicina ayurvédica, la medicina tradicional china, la homeopatía, la naturopatía y la medicina funcional.

Función del NCCIH

El NCCIH es la principal agencia del Gobierno Federal para la investigación científica sobre enfoques de salud complementarios e integrados.

Misión y visión del NCCIH

La misión del NCCIH es determinar, a través de una investigación científica rigurosa, la ciencia fundamental, la utilidad y la seguridad de los enfoques de salud complementarios e integrados y su papel en la mejora de la salud y la atención médica.

La visión del NCCIH es que la evidencia científica sirva de base para la toma de decisiones por parte del público, los profesionales de la salud y los responsables de las políticas sanitarias en relación al uso integrado de los enfoques de salud complementarios en un marco de salud integral de la persona.

Para más información

Plan estratégico del NCCIH

El actual plan estratégico del NCCIH, Plan estratégico para el año fiscal 2021-2025: Trazando un camino hacia la investigación de la salud integral de la persona, presenta una serie de metas y objetivos para guiarnos hacia la determinación de las prioridades de la futura investigación sobre enfoques de salud complementarios:

Centro de Recursos del NCCIH

El Centro de Recursos del NCCIH proporciona información sobre el NCCIH y los enfoques de salud complementarios e integrados, incluyendo publicaciones y búsquedas en bases de datos federales de literatura científica y médica. El Centro de Recursos no ofrece asesoramiento médico, recomendaciones de tratamiento ni remisiones a profesionales.

Llamada gratuita en EE.UU: 1-888-644-6226
tty (para personas sordas o con dificultades auditivas): 1-866-464-3615
Página web: nccih.nih.gov
Correo electrónico: info@nccih.nih.gov (el enlace envía el correo electrónico)

Esta publicación no tiene derechos de autor y es de dominio público. Se recomienda su reproducción.

El NCCIH ha proporcionado este material para su información. No se pretende sustituir la experiencia ni el consejo médico de su(s) proveedor(es) de servicios de salud. Le invitamos a discutir cualquier decisión sobre el tratamiento o la atención médica con su proveedor de atención médica. La referencia a cualquier producto, servicio o terapia no constituye un respaldo del NCCIH.

Última actualización: Abril 2021